Por eso te escribo

Aqui me encuentro , encerrada otra vez en mis pensamientos. Mi cabeza bombea esa clase de ideas que quizás tú creas que me hacen especial.

Aún me parece increíble que hayas venido a mí, de esa manera decidida y serena.

Recuerdo nuestros comienzos, con seguridad aún estamos comenzando. Todavía tengo miedo.

Cuando te abrazo es como si quisera tenerte a mi lado, sintiendo los latidos de tu corazón como míos propios, siempre así en el abrazo fuerte y firme.

Me he negado tanto a todo este amor que ahora siento que toda esa negativa se ha convertido en una afirmación, afirmación de mí misma.

 

Existen situaciones en este tiempo de querernos que no entiendo, ideas, sobre todo eso, ideas.

Trato sin éxito saborear, exprimir cada instante que vivo a tu lado sacando partido a tu luz, tu bondad y tu cariño.

 

Por eso te escribo, por que me muero por andar a tu paso, vivir en tu mirada e introducirme en tu mundo pero con transparencia , sin nublarte para no hacerte daño.

Aunque deseo con toda mi alma, dejar esa luz viva, ese sueño que perdura e inquietar tu estado natural, que sientas que me tienes en fugaces momentos y dejar luego la estela, el recuerdo que te hará mío en tus soledades.

A veces, creo que llego a conseguirlo, pero otras es como si mi esfuerzo se viera frustrado. Si lo analizo superficialmente, creo que yo soy la única culpable de todo ese fracaso.

 

Todo lo que estás leyendo, todas estas letras que forman mis pensamientos son como un reclamo porque, ahora mismo, en estos momentos y como tantas otras veces, deseo tenerte a mi lado.

 

Quisiera adentrarme en tus pensamientos y buscar dónde me encuentro yo.

Te deseo por encima de todo, the convertido en el centro de mi vida, algo que me juré mil veces no hacer pero ¿cómo puedo evitarlo?

No puedo quitarme de la cabeza tus dulces ojos mirándome, intentando buscar dentro de mí. Es imposible no contenerte en el beso, mis labios se pierden besándote una y otra vez y ahora lo deseo una vez más en esta soledad.

Quiero abrazarte de nuevo y siento que no lo he hecho antes como si todo hubiera sido un dulce sueño.

 

Podría seguir escribiéndote más y más pero se me está llenando el vacío de tí y siento ferviente añoranza por tenerte...